Un triste capítulo histórico para recordar

General Anastasio Somoza García.

En 1947 ya el General Anastasio Somoza García había gobernado el país por un largo período de 10 años, a partir de 1937. También era al mismo tiempo, Jefe Director de la Guardia Nacional de Nicaragua por 14 años consecutivos, desde 1933.

En noviembre de 1946, la Gran Convención Liberal reunida en la Ciudad Universitaria, había elegido a Leonardo Argüello como candidato oficial del Partido Liberal para suceder a Somoza García. Mientras tanto, la oposición había escogido a Enoc Aguado como su candidato para enfrentar al Apóstol del Liberalismo, como se le conocía a Leonardo Argüello por su postura ideológica en el liberalismo tradicional.

Las elecciones se efectuaron en febrero de 1947 y en esa época, no había Consejo Supremo Electoral. En cada recinto de votación a lo largo y ancho del país, se colocaron sendas urnas, una para cada nominado en la contienda. Desde muy temprano, los partidarios de cada candidato hicieron cola frente a las urnas respectivas de su favorito. Los historiadores dicen que las colas eran interminables en las urnas de Enoc Aguado y muy reducidas en las de Leonardo Argüello.

Leer también: Aumenta lista de reos políticos: Policía Sandinista secuestra al opositor Roger Reyes

Al final del día, el resultado era obvio ante los ojos de la población, no quedaba duda alguna de que el ganador, por abrumadora mayoría, había sido el Dr. Enoc Aguado.
Pero el General Somoza aún era Presidente y Jefe Director de la GN y ordenó llevar todas las urnas a la bóveda del Banco Nacional donde permanecieron por algunos días, hasta que, invirtiendo los resultados, proclamó vencedor al perdedor.

La secuela correspondiente es historia emocionante por la rebelión de Argüello contra el General Somoza el mismo día de su discurso inaugural, para sorpresa del pueblo en general. Su lucha contra el Jefe Director de la GN fue frontal desde el primer momento y en consecuencia, su período terminó apenas 26 días después de su toma de posesión.

Leonardo Argüello como candidato oficial del Partido Liberal.

Hoy en día, tenemos un CSE muy complejo con tecnología y múltiples recintos por doquier a cargo de magistrados orteguistas fieles al dictador, con poderes absolutos y control total para manipular los resultados; el dictador actual no necesita seguir el ejemplo de Somoza García, porque su organismo trabaja como un reloj de precisión. Los mini partidos aprobados por el CSE son como aves de rapiña, esperando las contiendas del circo sólo para obtener curules programadas y hacerle el juego al comandante que siempre se receta el 70% de los votos y reparte el resto para jugar a la democracia con todos sus tontos útiles. Tres partidos inscritos están fuera de la contienda y el resto es irrelevante. El candidato inconstitucional, en su tercer período consecutivo ya ganó las elecciones. Y ahora sólo prepara las prebendas de consolación o sobrevivencia para sus cómplices.

También: Casi muere: Conductor de camión se queda dormido y termina accidentado

Pero en honor a la verdad y volviendo a nuestro relato de entrada, Enoc Aguado fue de otra época, fue un hombre en la multitud, un presidente que no pudo ser, un candidato despojado con honor y dignidad. En aquel episodio, el pueblo se volcó por él y el hombre fuerte lo despojó de su victoria popular. En este tiempo, el hombre fuerte siempre se adelanta, su presidencia nunca está en juego, porque nunca tiene un contrincante real, sólo alguno que otro pelele que se presta para cobrar por su participación.

Honor al Dr. Enoc Aguado y también a su contrincante que tenía un plan para rescatar la honorabilidad… y réquiem ahora, por la democracia secuestrada en este pobre país. Los habitantes de El Carmen se creen dueños del país, el circo cambia de carpa, pero son los mismos payasos con un proyecto de partido y nunca de nación. Un proyecto para perdurar, saborear la corrupción y confundir la parte con el todo, el honor con el bienestar personal y saborear la ilusión de perpetuidad.

Suscríbete a nuestro canal en Youtube...