Sobreviviente de casa incinerada en Managua habla sobre cómo sandinistas quemaron viva a su familia

El hecho sangriento ocurrió el 16 de julio 2018. Hay centenares de testigos que también achacan la culpa de esta matanza a paramilitares del FSLN que fueron protegidos por la policía sandinista

Habló la sobreviviente de la casa incinerada por paramilitares junto a policías sandinistas ubicada en el barrio Carlos Marx de la capital Managua, Cinthia López, y lo hace por primera vez frente a periodistas de la BBC de Londres. El asesinato a sangre fría ocurrió el 16 de julio del año en curso.

López indicó que las últimas palabras del pastor evangélico Oscar Velásquez Pavón, muerto incinerado fueron: “Hijos, perdónenme porque no los puedo sacar”.

“Toda la casa estaba incendiada, no había escapatoria para nadie. Solo recuerdo que mi papá nos agarró a todos y nos abrazó”, contó López quien terminó huyendo de Nicaragua después de la tragedia.

Los dueños de la casa fábrica sería utilizada por los paramilitares y francotiradores para asesinar a los manifestantes autoconvocados contra el régimen orteguista, y a como la construcción es de tres pisos, sería ideal para la matanza.

Hay quienes afirman de manera extraoficial, que los participantes de esa masacre, quienes son miembros activos del FSLN, han terminado locos y algunos se han vuelto alcohólicos empedernidos.

Ese día murieron seis personas entre ellos, Óscar Pavón Velázquez y su esposa Maritza López, ambos de 45 años; Alfredo Pavón (21 años) y su esposa Ángeles Raudez (18), así como sus hijos Daryelis de dos años y medio y Matías, de apenas cinco meses.

Los encapuchados que portaban banderas del FSLN iban también fuertemente armados, a como si se tratara que iban a una guerra fuerte. Dispararon contra la vivienda del pastor hasta quemarla por completo, y ahí murió incinerada esta familia.

“Eran paramilitares porque yo lo vi. Hay un video frente una iglesia, las patrullas, las camionetas de civiles y eran los policías porque nosotros lo vimos todo, eran ellos sí”, aseguró Cinthia en la entrevista hecha por el periodista Will Grant.

El periodista del medio internacional también entrevistó con cuatro paramilitares vinculados a la quema de la casa en el barrio Carlos Marx, quienes aseguraron ser “policías voluntarios”.

“Quisiera tenerlos frente a mi cara (a los paramilitares) y que me digan por qué lo hicieron, que por qué razón mataron a mi familia”, exclamó López a la BBC.

“Maldigo a Daniel Ortega, a su familia y a toda su descendencia”, dijo entre gritos López. “A todos por Internet les digo que toda mi familia está muerta, quemaron mi casa yo intenté salir porque me tiré del balcón… están muertos los niños, mi papá, mi hermano, mi mamá”, dijo entre lágrimas.

“Lo que ustedes llaman paramilitares… nada de eso porque nosotros no hemos sido militares ni somos militares, simplemente somos unos policías voluntarios”, dijo uno de los paramilitares en la entrevista.

“Yo no estoy defendiendo ninguna dictadura porque una dictadura no se forma con democracia y aquí (Nicaragua) hay democracia”, dijo otro de los paramilitares consultados por el periodista.