Reportan asesinatos de 32 líderes indígenas opositores en caribe nicaragüense

El pasado viernes en horas de la noche, fue encontrado el cadáver del líder indígena Marks Rivas, todavía la policía sandinista no muestra ningún informe

Reportes de medios informativos confirman que el líder indígena de Nicaragua Marks Rivas, fue descubierto asesinado en la Costa Caribe. El cuerpo fue descubierto con un disparo, denunciaron fuentes del partido originario Yatama (“hijos de la madre tierra” en lengua miskita).

Rivas dirigía el Pri Laka, un movimiento opositor al régimen sandinista de origen miskito, que ha denunciado el asesinato de decenas de indígenas y que le quitaron sus tierras, supuestamente por las autoridades en la zona Caribe de Nicaragua, en los últimos 15 años. Yatama, partido del que era Rivas, no confirmó si el deceso ocurrió por razones políticas.

Hasta el momento la Policía sandinista no ha informado sobre el fallecimiento de Rivas, ocurrido la noche del viertens en la ciudad de Bilwi, cabecera de la Región Autónoma Caribe Norte (RACN), en el este de Nicaragua.

Una fuente de Yatama indicó que hay dos versiones, la primera es de una discusión con una persona que no se conoce quien era, y la segunda de un suicidio tras la disputa con alguien que nofue identificado.

Pri Laka envió su pésame tras la muerte de Rivas, al que definió como “buen hombre, buen ciudadano, un gran líder indígena”.

En las redes sociales circularon palabras conocidas de Rivas, en las que explicaba que los indígenas “soñamos con una autonomía en donde nuestros representantes sean elegidos conforme a nuestros usos, costumbres y tradiciones, no conforme el sistema electoral actual, donde los partidos deciden y no el pueblo”.

En septiembre pasado Rivas denunció a través de EFE que el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha establecido “autoridades comunitarias paralelas”, para incrementar la invasión de territorios indígenas.

Según Pri Laka (“Libertad”, en lengua miskita), al menos 140 comunidades indígenas con un promedio de 300 habitantes están invadidas desde 2015, tanto en la RACN como en la Región Autónoma Caribe Sur (RACS).

El movimiento miskito que hasta ayer lideraba Rivas, sostiene que los últimos cuatro años unos 32 líderes indígenas han sido asesinados, 28 desaparecieron, y dos comunidades fueron incendiadas hasta dejarlas inhabitables.