Opositores llaman a donantes vigilar fondos de US$600 millones que serán entregados a la dictadura sandinista

El dinero va dirigido para los afectados de los huracanes Iota y Eta

Managua – El partido de oposición Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) realizó un llamado público hoy jueves a “vigilar” los fondos entregados a través de la banca internacional para los damnificados de los huracanes Iota y Eta, que hace poco dejaron una estela de destrucción, después de impactar en la costa Caribe de Nicaragua.

La Unidad hizo entrever su temor por el destino de la cifra superior a los 600 millones de dólares que ya han garantizado los organismos financieros internacionales y ciertos países, para ayudar a reparar los daños causados por los poderosos huracanes, que según el Gobierno, dejaron pérdidas que van hasta los 742 millones de dólares.

“Habrá dinero suficiente para ellos (damnificados), y no podemos permitir que se continúe dando lo que hasta ahora ha sido una manipulación del dolor del pueblo. Se requiere vigilancia ciudadana, estar atentos de cómo se usan esos fondos, y denunciar en todo momento cualquier tipo de malversación, basta ya de corrupción”, dijo el dirigente de la Unidad, Félix Maradiaga, a los periodistas.

Las declaraciones de Maradiaga van después de múltiples denuncias en la zona de impacto de los huracanes, en el sureste de Nicaragua, sobre supuestos malos manejos de las donaciones y proselitismo político por parte de los miembros del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Los opositores están vigilando el manejo que haga el Gobierno del dictador Daniel Ortega con los aportes económicos que ya son garantizados, que suman 640,5 millones de dólares.

La mayor contribución hasta ahora es la del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que ha concedido dos préstamos por 300 millones de dólares y 143 millones de dólares, respectivamente, que deberán ser dirigidos a programas de reactivación económica, protección social, electricidad sostenible y energía renovable.