Muere el propio 19 de Julio líder turbero sandinista que atacó, golpeó, insultó asedió a la Iglesia Católica de Nicaragua

Nadie llora la muerte de ese oscuro personaje del FSLN
En la foto el triste célebre líder de las turbas sandinistas anti iglesia Rafael Valdez Rodríguez.

El líder de las turbas sandinistas Rafael Valdez Rodríguez, murió en horas de la madrugada de este domingo 19 de Julio, fecha que se conmemora la revolución sandinista, según confirmó en redes sociales su propio hermano Tomás Valdez.

Valdez siempre dirigió durante años una comunidad llamada “San Pablo Apóstol” que no es reconocida por la Iglesia católica.

El 25 de octubre del 2018, los hermanos Valdez señalaron de “golpista” a Monseñor Silvio Báez y solicitaron al Vaticano que lo retirara de Nicaragua.

Monseñor Báez había denunciado ser “víctima de una campaña de represión y desprestigio” en su contra que incluyó en ese momento de crisis, la difusión de varios audios donde el obispo aseguró fueron “manipulados” y que llevaban mensajes contra el régimen de Daniel Ortega y que fueron compartidos por la desestimada comunidad que se dice cristiana de los hermanos Valdez.

El obispo a su vez denunció ser “víctima de una campaña de represión y desprestigio”, que incluye la difusión de audios “manipulados” que contienen mensajes contra el Gobierno y Ortega, atribuidos al religioso, y que fueron distribuidos por la misma comunidad.

“Esto es una cuestión muy aislada de un pequeñito grupo”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes cuando fue consultado en ese momento por el portal “Con fervor católico”.

El 18 de junio de 1993 el señor Valdez dirigió una turba de sandinistas que golpeó al sacerdote Jorge Solórzano quien dirigía la parroquia San Pablo Apóstol de la colonia 14 de septiembre. Váldez se hacía llamar dirigente de la “iglesia popular” creada por el FSLN en ese entonces por sus enfrentamientos con la Iglesia católica. Solórzano ahora es Monseñor y obispo de Granada.

Otro dato de los hermanos Valdez es que 18 de noviembre del año pasado encabezaron las turbas que profanaron con gran violencia la Catedral Metropolitana de Managua, donde un grupo de madres de presos políticos estaban en huelga de hambre.