Monseñor Silvio Báez lanza críticas a feroz golpiza de presas políticas

Familiares de la presa política Irlanda Jerez, dice que la líder de los comerciantes fue golpeada tan feroz que no puede caminar

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez realizó duras críticas el pasado domingo a la agresión a un grupo de mujeres presas políticas, donde están secuestradas por protestar contra el régimen de Daniel Ortega, informó la agencia Efe.

“Cualquier agresión contra un ser humano es un pecado grave contra Dios”, señaló Báez, obispo auxiliar de la diócesis de Managua, cuando fue consultado por periodistas después de oficiar una misa.

“Es algo que envilece, empequeñece a quien lo comete, realmente es una herida que sangra en la sociedad, sobre todo cuando son mujeres indefensas, mujeres detenidas injustamente”, manifestó. El religioso está a favor para que ese tipo de atropellos “se detenga definitivamente y que no vuelva a ocurrir”.

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua realizó denuncias que el pasado jueves unos 20 policías sandinistas golpearon a unas ocho mujeres que estaban hacinadas en una misma celda, porque se opusieron al traslado de tres de ellas.

Entre estas agredidas esta la líder de los comerciantes en las manifestaciones antigubernamentales, Irlanda Jerez, quien hizo denuncias recientes ante un grupo de eurodiputados que la visitó en prisión que fue drogada por la policía en la cárcel El Chipote, donde es la Dirección de Auxilio Judicial.

Otra de las agredidas es Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, quien está en el coro de una parroquia del suroeste de Nicaragua y quien tiene una condena de 30 años de prisión por los delitos de terrorismo, entre otros cargos que las defensas y familia alegan es falso.