Masaya sigue asediada por paramilitares

Los establecimientos de negocios en Masaya aún permanecen cerrados, pese al ambiente de “normalidad” que pretende imponer el gobierno de Daniel Ortega

Los fines de semana en la ciudad de las flores se llena, pero de funcionarios o simpatizantes al régimen quienes con parlantes y caravanas circulan en sus principales avenidas.

Masaya, representa para los nicaragüenses una de las ciudades más importantes en relación al levantamiento social, porque demostró “fortaleza y valentía” ante los ataques de paramilitares, detallan sus testigos.

La ciudad desde que retiraron las barricadas a punta de balas es constante el asedio de paramilitares y policías que recorren todos los días sus calles, sin dejar un solo rincón.

El viaje a este departamento representa para los turistas locales un “temor”, porque en el recorrido a la Carretera a Masaya se puede apreciar hombres civiles encapuchados con armas de alto calibre en el sector de la Rotonda Ticuantepe.

El mismo escenario se repite en la Fortaleza El Coyotepe, donde en un poste ondea una enorme bandera del partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), se localizan policías y permanece en un terreno una barricada con parapolicias.

A la entrada de la hoy conocida “ciudad de los huevos”, los que llegan son recibidos por varias patrullas con encapuchados.