Jugadores del San Fernando acuerdan no seguir jugando ante serias amenazas del Covid19

Norman Cardoze, leyenda del béisbol de Nicaragua, se encuentra internado en un hospital de Masaya, junto a su hijo, del mismo nombre. Los dos tienen sintomatología de COVID-19.

El destacado comentarista y cronista deportivo Miguel Mendoza, reveló que fuentes extraoficiales del equipo de San Fernando de Masaya, han tomado la decisión contra viento y marea, a que no estarán llegan a las prácticas programadas de esta semana, ni siquiera irán a la serie del próximo fin de semana contra la selección de Chontales dentro de la programación del “Pomares”.

Son 15 los peloteros que han decidido tomar dicha decisión debido a que otros de sus compañeros de juego están enfermos y con problema de respiración dentro de este mismo equipo, agrega Mendoza en su reporte.

“Estamos de acuerdo todos en no asistir, por nuestra salud y la de nuestras familias”, afirma Mendoza que le dijo un jugador siempre con la condición de no revelar su nombre.

Los jugadores de Masaya alcanzaron dicha decisión tras saberse que el manager Normar Cardoze y su compañero Norman Cardoze Jr., se encuentran hospitalizados por padecer del Covid19.

Leer también: A pesar de amenazas de abogados sandinistas reportes de muertes de Covid19 se mantienen en Nicaragua

“Nosotros no queríamos jugar contra el Bóer después que supimos que varios de nuestros compañeros estaban enfermos. Pero ellos (Comisión de Béisbol y directiva del equipo) nos dijeron que si no jugábamos nos multaban a todos los de equipo y hasta nos podían castigar. Pero ya no nos vamos a exponer más. No somos de hierro. Estamos unidos con esa decisión”, manifestó.

Se conoció de manera extraoficial que varios de los estelares del equipo padecen en estos momentos de fiebre, tos, dolores en el cuerpo y dificultades para respirar, los claros síntomas del coronavirus.

El jugador que revela esta información asegura que el pasado fin de semana no querían jugar ante el Boer pero que lo hicieron de manera forzada ya que la solicitud de cancelar el encuentro fue rechazado.

La dictadura Ortega Murillo es quien financia el “Pomares” y los integrantes de la Comisión de Béisbol “son empleados incapaces de tomar la decisión de cancelar el béisbol, que se mantiene activo irresponsablemente bajo la política de normalidad y de negación de la pandemia” concluye Mendoza.