Iglesia Católica de Nicaragua no mira por ninguna parte exitosas elecciones presidenciales

La Arquidiócesis de Managua, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes, afirmó ayer lunes sus dudas con respecto a la realización de las elecciones previstas para 2021 en Nicaragua, y recordó que, “de celebrarse”, deben contar con “adecuadas condiciones”, en un país bajo una grave crisis sociopolítica y donde la mayoría de sus ciudadanos profesan la fe católica.

“Al aproximarse a un año electoral, compartimos la inquietud del pueblo cuando reflexiona que, de celebrarse elecciones, estas deben contar previamente con las necesarias y adecuadas condiciones”, indicó la Arquidiócesis, en un mensaje emitido a través de la Comisión de Justicia y Paz.

Las elecciones generales de Nicaragua tienen fecha para el 7 de noviembre de 2021, sin embargo, hay una gran cantidad de sectores con dudas sobre su celebración, debido a que el Gobierno del dictador Daniel Ortega aparentemente no ha realizado muestras de cumplir con compromisos adquiridos en 2018 y 2019, referidos a la liberación de los “presos políticos”, desarme de paramilitares, retorno seguro de exiliados, reformas electorales “profundas”, respeto a los derechos humanos y a la Constitución.

Los sacerdotes señalaron de manera especial el último punto, con base en dos proyectos de ley y una reforma, promovidos por los sandinistas, que afectan la libertad de prensa y de expresión, como son la Ley de Regulación Agentes Extranjeros, la Ley de Ciberdelitos y la cadena perpetua.

“Es impensable una participación ciudadana (en elecciones) sin la necesaria información que proveen los medios independientes, que se encuentran cada vez más acosados”, mencionó la Arquidiócesis.