Fueron asesinados un campesino con su hijo de 14 años de edad en Jinotega

Una calle en la ciudad de Jinotega.

Los crímenes en las zonas rurales del departamento de Jinotega siguen violentos. Las últimas víctimas han que se reportan son el campesino Marvin Sevilla, de 42 años de edad, y su hijo Óscar Sevilla, un adolescente de 14 años.

Los dos fueron prácticamente asesinados con disparos por sujetos no identificados aún en un camino de la comunidad Los Laureles, en el municipio de Wiwilí. Los cuerpos fueron descubiertos por pobladores, quienes avisaron a la Policía.

Al saber de la denuncia, agentes policiales llegaron al lugar para realizar las investigaciones pertinentes y dar con los responsables de este crimen, según medios oficialistas.

En el 2019 en el departamento de Jinotega fueron asesinados de forma violenta 112 personas, de acuerdo a un recuento extraoficial realizado por el diario La Prensa en enero del 2020. Esa cifra es un 85% mayor que lo informado por la Policía en ese departamento en el año 2017 (61 crímenes).

Si bien una buena cantidad de los crímenes que pasan en todo el país son informados por los mismos medios de comunicación de la propaganda del gobierno sandinista, la narrativa oficial es que Nicaragua es un país que cuenta con gran seguridad ciudadana.

Muchos de estos hechos violentos tienen motivaciones políticas y quedado en la impunidad, denuncian centenares de nicaragüenses en las redes sociales.