Denuncian que en proyectos de leyes del régimen sandinista se usan términos de significados muy amplios

Esto podría provocar malos entendidos en cada uno de los casos
En la foto guardias de la policía sandinista asedian una casa opositora.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua acusó a la dictadura sandinista dirigida por Daniel Ortega de pretender “recrudecer la represión política y social” al tener dos iniciativas de leyes.

A través de una declaración, la Alianza dejo sentar su rechazo sobre las iniciativas de Ley Especial de Ciberdelitos y Ley Reguladora de Agentes Extranjeros, que promueve el oficialismo en la Asamblea Nacional, donde cuentan prácticamente con mayoría absoluta.

Esos proyectos son un “combo explosivo contra los derechos y libertades de los nicaragüenses, a través del cual se pretende recrudecer la represión política y social”, indicó esa alianza, que fue la contraparte del régimen en una mesa de negociación en la que se buscaría una salida pacífica a la crisis.

Este grupo afirmó “rechazamos la iniciativa de Ley Mordaza, como el pueblo nicaragüense está llamando a la propuesta de Ley Especial de Ciberdelitos, con la que el régimen Ortega-Murillo pretende controlar los medios de comunicación y redes sociales como espacios para la libre expresión ciudadana, a través de la creación de nuevos delitos relacionados con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación”.

La alianza ha visto que la forma en que fue redactada esa iniciativa es “alarmante”, porque se usan bastantes términos amplios, vagos, imprecisos y ambiguos para penalizar expresiones de interés público, y que incluso puede que se criminalice la parodia y la sátira.

“Este tipo de regulación constituye sin duda un instrumento arbitrario y de represión para atacar la libertad individual, promover la intolerancia y limitar los derechos y libertades ciudadanas”, denunció la alianza, que advirtió que la iniciativa es “inconstitucional” porque vulnera derechos fundamentales de los nicaragüenses.