ANÁLISIS El verdadero imperio: El Comunista

Vladimir Prieto Nunez – Por años te han engañado, que si el imperialismo Americano , que si los yankis son injerencistas, que si invaden los pueblos de todo el mundo para adueñarse de sus riquezas, que los yankis quieren imponer su forma de vida al resto del mundo, que si el vecino del norte es un despiadado usurpador de los pueblos menesterosos de América latina…

¿Pero que hay de cierto en todo esto? ¿Que hay de los verdaderos invasores de la soberanía de los pueblos? Lo cierto es que no podemos seguir repitiendo historias viejas, los socialistas desquiciados te han adoctrinado desde que recuerdas, la idea de un vecino poderoso, despiadado y cruel que pretende socavar tu libertad es tierra de cultivo para el surgimiento de un “salvador” que pondrá a salvo la soberanía de toda una nación.

Entonces el verdadero imperio de América Latina, el imperio que heredó el deseo por la conquista de los soviéticos, y así como toda Europa del este, estuvo bajo el dominio del socialismo radical; el imperio cubano, el imperialismo del hambre y la desesperanza, el imperio del miedo y la represión, ha esparcido su dominio burdo por muchos pueblos del mundo, Etiopía, Angola, El Salvador, Nicaragua, Granada, Ecuador, Venezuela, solo por mencionar algunos han sufrido los desmanes del imperialismo socialista de América Latina.

El modus operandi siempre es el mismo, cuba envía cientos de agentes de la seguridad del estado, perros al servicio de los monarcas socialistas, todos disfrazados de misioneros internacionalistas, algunos médicos, otros no. Luego desde adentro comienzan a trabajar en la desestabilización de las comunidades más pobres e ignorantes, más tarde llegan a los pueblos y por último a las grandes urbanizaciones. Una vez que el caos se adueña de los pobladores, cansados de la corrupción que enmarca los gobiernos enfermos por el poder, comienza la fase final del plan imperial….

La masa oprimida se vuelca a las calles, mientras son infiltradas por grupos de facinerosos anarquistas que instigan a la violencia y la indisciplina social, queman, matan, hurtan y culpan a los gobiernos de las muertes entre los protestantes, crecen las tensiones, se detiene la economía del país y luego, entre los muchos que reclaman sus derechos surge un “ Mesías” un libertador de los pueblos que ignoran la historia, el profeta prometido, asegurando que resarcirá a los más oprimidos….

Los pueblos lo ensalzan sobre sus hombros y le entregan el poder de su país, de sus bienes materiales y por último de sus vidas, el nuevo gobierno es apuntalado, guiado y protegido por una cuba que promete una hermandad sincera y desinteresada. Con El Paso de los días el imperialismo Castro-comunista comienza a saquear las bondades que el nuevo gobierno les ofrece mientras trabajan arduamente en la modificación de una constitución que les permita mantener a su “títere de turno” en el poder tan lejos como sea posible. Así poco a poco la identidad de los pueblos comienza a desaparecer, mientras enriquecen las arcas de los emperadores caribeños, Cuba y no Estados Unidos, es el verdadero imperio de América.