Alianza Cívica y la UNAB critican cualquier llamado a la violencia contra la dictadura sandinista

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia afirmó ayer lunes «no creemos en las armas como mecanismo de presión o solución a la crisis que vivimos y que todo tipo de violencia es contraria a nuestra razón de ser».

La propuesta de esta posición viene a ser una respuesta indirecta a un reportaje que publicó a finales de la semana pasada por el periodista de Univisión Jorge Ramos junto con el también periodista estadounidense Tim Rogers, en el que un grupo de monimboseños realizaban el llamado a armarse.

La Unidad Nacional Azul y Blanco publicó a su vez un comunicado que lleva el títular «Nuestra enérgica condena a la violencia» debido a los graves acontecimientos que han pasado en la isla de Ometepe.

Denuncian el «estado de sitio de facto» que vive la paradisíaca isla rivense al que califican de «alarmante».

«Este brutal operativo ha desatado un éxodo de ciudadanos que han tenido que esconderse en las montañas de la isla para preservar su vida e integridad, sin importar su condición física ya que muchos han tenido que huir heridos y no cuentan con acceso a la salud, ni primeros auxilios, confinándolos a su suerte», dice el pronunciamiento.

Exigen detener la represión y respaldar la vida e integridad de «todos los nicaragüenses».

La Unidad Nacional insiste también en que la lucha «es cívica y pacífica» por lo que «condenamos cualquier esfuerzo de lucha armada. No creemos en las armas», agrega el pronunciamiento.

«Rechazamos y condenamos esfuerzos bélicos ya que no vemos en las balas, ni en la violencia, vehículos para recobrar el Estado de derecho», indica la proclama.

Circula un fuerte video de hombres armados en las redes sociales…