Vicepresidente de EEUU denuncia “guerra contra la Iglesia católica” en Nicaragua

Al igual que en Cuba, en Nicaragua se persigue a la religión católica

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, hizo la denuncia ayer lunes que en diversos países – donde se incluyen Irán, China, Nicaragua y Venezuela– las libertades religiosas constantemente son atacadas.

La promoción de la libertad religiosa a nivel global se ha hecho una prioridad de Trump debido a la influencia de su vicepresidente Mike Pence y su secretario de Estado, Mike Pompeo, que ambos son de tendencias cristianos evangélicos y tienen la misma religión con uno de los bloques de votantes estadounidenses de mayor fidelidad de votos con el mandatario.

Pence hizo referencia a la reunión justo antes que Trump habló contra el gobierno de Nicaragua, al dejar seguro que “está prácticamente librando una guerra contra la Iglesia católica”, y Venezuela, donde dijo que el chavismo “usa las leyes contra el odio para procesar al clero”.

Trump ha hecho defensa a que los derechos de las personas no surgen de los gobiernos sino de Dios y ha llamado a poner fin a la persecución religiosa a nivel mundial en un acto en los márgenes de la Asamblea General de la ONU.

“Nuestros derechos no emanan del Gobierno, emanan de Dios”, ha defendido Trump en el encuentro ‘Llamamiento global para proteger la libertad religiosa’.

“Hoy, con una voz clara, Estados Unidos llama a las naciones del mundo a poner fin a la persecución religiosa”, ha reclamado, haciendo la denuncia que el 80 por ciento de la población mundial se enfrenta a restricciones a la libertad religiosa.