Testigos de Masaya dice que policía sandinista secuestra jóvenes con toda violencia

Policía sandinista destruye bienes de autoconvocados y después los capturan: Siempre los señalan de tener armas

Ciudad de Masaya – La violencia que ejecuta la Policía sandinista para arrestar a habitantes de los municipios del departamento de Masaya sube y sube sin control. Las patrullas de la Policía reciben instrucciones para que cada captura vaya acompañada de destrucción y el objetivo es causar lesiones físicas y sicológicas a las familias, denuncian.

Los vecinos de los jóvenes Jenner López Nicaragua e Imel Ortiz Canelo, dicen que estos muchachos fueron secuestrados en Catarina sin que estuviesen cometiendo delito alguno, sin una orden judicial y con el uso de la violencia.

El fuerte operativo policial donde detuvieron a López Nicaragua y Ortiz Canelo dejó en la incertidumbre a dos familias de esta ciudad que ahora están con temor de que otros de los suyos vayan a pasar por la misma suerte.

Imel Ortiz Canelo regresó hace pocos días de Costa Rica en donde estuvo refugiado por varios meses. Los dos fueron apresados por miembros de las fuerzas especiales de la policía, que después irrumpieron en la vivienda de López Nicaragua.

A éste lo habrían retenido cuando viajaba en una “caponera”, según la versión que escuchó la familia de los testigos. La detención es totalmente ilegal denunciaron los parientes.

A Imel Uriel Ortiz Canelo, 29 años, los antimotines lo capturaron en su casa, ubicada en el barrio “Mario Latino” de Catarina.

Comenzaron insultando a la madre y a la esposa de Ortiz, ingresaron armados y con violencia a la vivienda y comenzaron a destrozar las humildes pertenencias familiares presuntamente en busca de armas de fuego. No encontraron nada, nunca ha habido armas en esa casa, comentó la familia.

“Preguntaron dónde estaban escondidas las armas y revisaron todos los cuartos, los revolvieron, tiraron las pertenencias, volcaron las camas, obviamente no encontraron nada. Yo les dije que no se lo llevaran y ellos (los policías) insistían en que yo les dijera donde estaba escondida el arma. Por último, les grité que nadie se escapa de la justicia divina”, denunció Lorena Canelo, madre de Imel Ortiz Canelo.