Presión al presidente de España ante posible encuentro con el dictador Daniel Ortega

De cara a un posible encuentro del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, con el dictador Daniel Ortega, en el marco de la próxima Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en Guatemala, han iniciado las presiones para que el líder ibérico sea claro y directo con el mandatario sandinista.

Los nicaragüenses que viven en España realizaron la celebración en días recientes que el Ministerio de Exteriores en Madrid calificara de “dictadura” al Gobierno en Managua y reclamaron “contundencia” en el encuentro que podrían mantener los mandatarios de ambos países, Pedro Sánchez y Daniel Ortega, en la Cumbre Iberoamericana para esta semana.

“Esta reunión no puede servir para legitimar a una dictadura que ha violado los derechos humanos del pueblo nicaragüense, como ya han documentado numerosos organismos nacionales e internacionales”, señaló en un comunicado la agrupación SOS Nicaragua ante la cumbre en la ciudad de Antigua, Guatemala, el jueves y viernes.

La asociación de nicaragüenses –que viven en el país europeo- reclamó al líder socialista español una “enérgica condena de la violación de los derechos humanos por la dictadura” y su posicionamiento claro por “la imposición de sanciones” a la dictadura de Ortega. Sánchez “debe evitar que este encuentro sea interpretado como un acto de complicidad”, añadió.

El comunicado fue divulgado poco después de que el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, calificara como “dictadura” al Gobierno de Ortega y condenara la “sangrienta represión” de las protestas que dejó cientos de muertos desde abril.

“La única solución sería que la comunidad internacional impusiera una presión, unas sanciones”, señaló el jefe de la diplomacia española durante el Foro Iberoamérica en Madrid, aunque luego matizó: “Tampoco voy a decirle que esté en el futuro inmediato en la pantalla del radar, desgraciadamente”.