Panasonic Centroamericana enfoca su negocio hacia la sostenibilidad

El 0% de metales pesados adicionados en sus pilas, la utilización de minerales como Manganeso y Zinc, el ahorro del 30% de plástico en sus empaques y certificaciones que garantizan un producto de calidad y no contaminante, son parte del plan empresarial “verde” que lleva a cabo la compañía


El programa “Visión Ambiental 2050” de Panasonic, que indica el compromiso de la empresa por contribuir con un ambiente global sostenible, ha hecho que todas sus operaciones alrededor del mundo se encaminen hacia la sostenibilidad. Panasonic Centroamericana, líder en la producción de pilas y distribución de baterías para auto, se une al nuevo enfoque, con el desafío de reducir las emisiones de CO2, los consumos energéticos y de recurso hídrico en sus procesos.

Un crecimiento sostenido en ventas del 22% durante el último año por operaciones propias de la empresa en el mercado centroamericano, México, Panamá, Estados Unidos, Caribe y Sudamérica, ha permitido analizar, mejorar e implementar aquellas acciones que están apoyando el plan de negocios y, al mismo tiempo, favorecen un modelo sostenible.

Por ejemplo, desde finales de 2018, se trabaja el plan de ser Carbono Neutral y se espera que para este año, la certificación sea una realidad, dando paso a una operación con 0% de emisiones de CO2 y, que a su vez, permita expandir el negocio a nuevos mercados mundiales e impactar positivamente a la sociedad y el medioambiente. Actualmente, la planta de Panasonic en Bélgica es la única que trabaja con energía 100% renovable, mientras que la fábrica de Costa Rica opera con un 95%.

También, se implementa el programa Green Factory Challenge que consiste en reducir el uso del plástico en el proceso de empaque de las pilas y el cual ha permitido el ahorro del 30% de material y US$14.400 anuales en la disposición del sobrante por parte de la compañía. Además, el proyecto contempla que el material restante pueda ser triturado y reutilizado en la creación de molduras y contornos de ventanas para el sector comercial, industrial y de vivienda, para lo cual ya se están realizando pruebas a nivel interno.

Desde hace 10 años, todas las fábricas de producción de Panasonic utilizan la tecnología desarrollada por casa matriz para evitar el Cadmio, Mercurio y Plomo en sus pilas, los cuales son altos contaminantes para el medioambiente y la salud de las personas; dicho proceso, las convirtió en las primeras en el mundo libres de metales pesados adicionados y cuentan con la certificación internacional ECO por dicha característica. Parte de su elaboración incluye minerales como el Manganeso, Zinc y grafito, que incluso pueden reutilizarse una vez cumplido el tiempo de la pila tras un tratamiento de limpieza adecuado.

Nobuto Nakanishi, presidente de Panasonic Centroamericana, explica que “mundialmente las grandes compañías estamos orientando las acciones hacia negocios más sustentables. En nuestro caso, compartimos el ideal de Costa Rica para 2050 sobre el desarrollo y uso más eficiente de la energía, la reducción de emisiones de CO2, los consumos energéticos y de recurso hídrico; asimismo, operamos con el compromiso de utilizar materia prima ecoamigable para la fabricación de nuestro producto y la reutilización de material sobrante, ya sea en otro proceso interno o como beneficio para algún ente externo”.

Además, la posición geográfica de Costa Rica con los puertos de Moín y Caldera, el potencial para la creación de alianzas comerciales, los altos niveles de educación, un mercado receptivo a la innovación pero sobretodo el compromiso con la Carbono Neutralidad, forman parte de la sinergia que encontró Panasonic en el país para consolidar su negocio sustentable y operar a nivel regional.

Diversificación con sello “verde”

De la mano con la sostenibilidad llega la expansión del negocio en la región, esta vez, con una nueva línea de producción. Se contempla un aumento del 50% en la capacidad de producción de la fábrica, la contratación de un 20% más de personal operativo y la inversión mínima de US$2 millones.

“Esta diversificación va de la mano con nuestra búsqueda de un modelo de negocio sustentable. Si logramos ser Carbono Neutral para finales de este año, entramos al 2020 con la certificación que nos proyecta a nuevos mercados mundiales y valida que nuestro producto tuvo un proceso de investigación y desarrollo con energías y materiales renovables bajo altos estándares”, indicó Nakanishi.

Bajo una operación del 95% con energía limpia, mensualmente, en la planta de Costa Rica se producen 2.5 millones de pilas Tipo D y 5 millones de pilas Doble A; también, se empacan y distribuyen las pilas Alcalina y las baterías para autos Panasonic, las cuales son importadas desde Bélgica y Tailandia.

El 68% se exporta en Centroamérica, México, Panamá, Estados Unidos, Caribe y Sudamérica; siendo México, Colombia y Perú los principales mercados pero atendiendo un total de 15 países. El restante 42% se distribuye a nivel local, este alto porcentaje se debe al posicionamiento de la marca.

Sin embargo, la región centroamericana se perfila como el mercado con mayor potencial para el crecimiento de la operación, ya que anualmente se consumen 72 millones de pilas, siendo Guatemala y Panamá los compradores principales con 24% y 12% respectivamente.

La compañía tuvo un crecimiento en ventas del 22% durante 2018, de ese total, Guatemala 22% y Panamá 28%.

Desde abril del presente año, se estableció la independencia operacional de Panasonic Centroamericana S.A. convirtiéndola en una de las tres plantas de manufactura más importantes para la empresa en Latinoamérica. Con esta decisión, Costa Rica se suma a Perú y Brasil como principales proveedores de pilas y baterías para auto en toda la región.

Qué opinas...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *