Ni policías armados ni turberos sandinistas pudieron impedir misa católica en Catarina

El exreo político Alexander Hernández, afirmó que la presencia del fuerte contingente de antimotines es una demostración “de temor al pueblo”

El comisionado protector de la dictadura sandinista general Ramón Avellán estuvo a cargo de dirigir ayer domingo un operativo de clara intimidación, y nuevamente volvió a cercar una iglesia Católica, esta vez fue la de Catarina, en el departamento de Masaya, en donde fue oficiada una misa por los muertos, heridos y desaparecidos a manos de la represión del régimen, de igual manera fue dirigida también a los presos políticos y excarcelados.

Avellán estuvo a una cuadra de distancia del templo católico, fue rodeado por más de veinte agentes y vehículos policiales, mostrando una gorra y anteojos de sol.

A pesar de ello, los feligreses llegaron a la misa aunque hubiera una masiva presencia policial y arribaron a comprar a la feria Azul y Blanco, en donde fueron puestos a la venta artículos elaborados a mano por los excarcelados políticos, para conseguir recursos y mantener a sus familias.

La misa estuvo transcurrida con tranquilidad a pesar de la fuerte presencia policial. El padre Jairo Velázquez, párroco de la Iglesia de Santa Catalina de Alejandría pidió a Dios por la pronta libertad de los presos políticos y por los miles de exiliados.

Los feligreses hicieron un piquete express en el atrio de la parroquia, dejando libres chimbombas de colores azul y blanco y gritaron consignas como: “¡Libertad, Libertad, Libertad!”.

La Policía tampoco pudo impedir que la feria artesanal llegase a ser todo un éxito.

Qué opinas...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *