Monseñor Silvio Báez en emotiva misa dirigida al caos sociopolítico que atraviesa Nicaragua

Los feligreses católicos de la Parroquia de la Comarca de Esquipulas, jurisdicción de Managua, realizaron la entonación de canciones nicaragüenses de manera improvisada al finalizar una misa oficiada por Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua, en que salieron sentimientos nacionales para una nueva expresión de reclamo de un cambio en la caótica situación del país.

Sólo terminó la misa, los fieles desplegaron banderas de Nicaragua, gritaron consignas y cantaron temas que levantan el orgullo de ser nicaragüense, narraron las agencias de noticias.

Monseñor Báez estaba acompañado por los asistentes a la Eucaristía que gritaron consignas como “¡Viva Nicaragua!”, “¡Viva la iglesia Católica!”, o “¡Libertad para los presos políticos!”, y después cantaron canciones como “Soy puro pinolero” o “Ay Nicaragua, Nicaragüita”. La escena se volvió viral en las redes sociales.

En la misa, el religioso trajo a memoria el pasaje bíblico de las bodas de Caná, y manifestó que hay “sociedades en las que falta vino, como la nuestra actualmente. Falta vino cuando en la sociedad hay miedo, cuando se impone el discurso mentiroso y amenazador, cuando no hay libertad y no se respeta la dignidad de la persona”.

El obispo a su vez dijo que faltaba vino “porque hemos llorado a tantas víctimas de una represión irracional, porque falta la serena y humilde voluntad política de quienes tienen el poder para sentarse con buena voluntad, escuchar y dialogar”.