Monseñor Abelardo Mata: “Régimen busca encerrona para calmar a comunidad internacional”

El obispo de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata, sostiene que con la negociación el régimen de Daniel Ortega solo busca evitar sanciones y “calmar” a la comunidad internacional. “Pensaría diferente si se empezara por liberar a presos políticos y dejar marchar a la gente”, subrayó.

Con la reanudación de las negociaciones con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el régimen de Daniel Ortega “solo busca una encerrona en pos de vender la idea de que está siguiendo las recomendaciones de la comunidad internacional”, opina monseñor Juan Abelardo Mata, secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“En lo personal, pienso que el régimen lo que busca es una encerrona, en pos de vender la idea de que está siguiendo las recomendaciones de las entidades internacionales. Dios ha de querer que haya honestidad en la palabra que se está dando. Pensaría en forma distinta si el régimen empieza por liberar a los presos políticos, recoger las armas de los paramilitares y respetara la libertad de manifestación desde un comienzo”, dijo a Despacho 505 el obispo de Estelí.

El prelado explicó que daría su voto de confianza a este diálogo si comenzando se fija una fecha para la democratización de los poderes del Estado, justicia para los responsables de los crímenes de lesa humanidad que el régimen ha cometido, el adelanto de las elecciones y, en consecuencia, la restauración del Consejo Supremo Electoral (CSE).

“Pero actualmente vemos todo lo contrario, lo cual no abona a la confianza. Aquí en Estelí hoy viernes, se han seguido dando las capturas ilegales o secuestros por parte de paramilitares. Parece que estuviésemos en estado de sitio”, afirmó el obispo.

Ortega escogió a obispos

El secretario de la Conferencia Episcopal confirmó que el cardenal Leopoldo Brenes, el nuncio apostólico Waldemar Stanisław Sommertag y monseñor Rolando Álvarez participarán el próximo miércoles en las negociaciones que retomarán el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Los obispos irán como testigos, a título personal y no como Conferencia Episcopal, ya que fueron escogidos por la dictadura sandinista.