Maduro rompe relaciones diplomáticas con Colombia

El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó todo tipo de intervención y de lo que llamó “intento de golpe de estado”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el sábado su decisión de romper “todo tipo de relaciones” políticas y diplomáticas con el gobierno de Colombia y dio 24 horas de plazo para que salgan del país los funcionarios colombianos.

“He decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno fascista de Colombia y todos sus embajadores y cónsules deben salir en 24 horas de Venezuela”, indicó.

El anuncio lo hizo durante una concentración en Caracas, tras reiterar su denuncia contra su homólogo colombiano, Iván Duque, de apoyar la que cataloga como promoción de una “intervención militar extranjera” en Venezuela.

La manifestación en Caracas se desarrolla mientras en la frontera de ese país con Colombia, desde el lado venezolano, fueron atacados camiones y población civil ante el intento de pasar la ayuda humanitaria hacia el territorio venezolano.

El gobierno del presidente en disputa, Nicolás Maduro, insiste en negarse a autorizar el ingreso a Venezuela de la ayuda humanitaria, reiterando que se trata de “limosnas” y “pretextos” para intervenir Venezuela acusando a Estados Unidos de liderar un “plan injerencista” en su país.

“Aquí no manda Donald Trump. Aquí manda el pueblo venezolano”, señaló Maduro durante su discurso.

“Estoy más duro que nunca, más duro que esta madera, duro de pie, gobernando esta patria”, agregó Maduro ante miles de seguidores reunidos en una avenida de Caracas en una marcha convocada “en defensa de la revolución”. “Soberano coñazo (puñetazo) le estamos metiendo al golpe, a la intervención gringa”, gritó el presidente venezolano en disputa.

Maduro preguntó a la oposición ¿hasta cuándo van a dañar al país? y ¿Qué han logrado en 20 años de conspiración?.

La negativa de ingreso de la ayuda humanitaria, ha sido denunciada por el presidente de Colombia, Iván Duque, como un “delito de lesa humanidad”. Sus advertencias adquirieron mayor resonancia cuando el mandatario colombiano se pronunció en torno al tema desde la Casa Blanca, durante la reunión que sostuvo con el Presidente de EE.UU., Donald Trump, en su primera visita de estado a ese país.