Logros del Diálogo Nacional

Importante fue que el Diálogo Nacional aprobara, por iniciativa de la Alianza, hacer suyas las 15 Recomendaciones del Informe Preliminar de la CIDH.

Se han emitido opiniones sobre el Diálogo Nacional que considero no parten de una apreciación informada sobre los logros que alcanzó el Diálogo, pese a la falta de voluntad política del gobierno.

Se dice que el Diálogo no fue más que un acontecimiento mediático, por el hecho que sus sesiones fueron televisadas, decisión dirigida a mantener informado al pueblo nicaragüense sobre lo que se discutía en el Diálogo y ganar su confianza, dadas las experiencias anteriores de diálogos políticos, que terminaron en pactos prebendarios.

El Diálogo fue organizado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) en respuesta a invitación que le hizo el propio Ortega. La CEN aceptó actuar como mediadora y testigo. La CEN estableció, como puntos de agenda del Diálogo, la Justicia y la Democratización. Los invitados al Diálogo del sector democrático decidimos constituir la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para actuar de manera unificada y aceptar los temas del Diálogo propuestos por la CEN, dejando para más adelante los temas sectoriales.

Las críticas a lo acontecido en la sesión inaugural del Diálogo deberían tomar en cuenta que en ese momento los estudiantes universitarios habían sido testigos del asesinato de decenas de sus compañeros. Eso explica el estado emocional que los dominó cuando se vieron confrontados con la pareja presidencial. Sin embargo, en esa sesión se logró que Ortega expresara “que la orden de cesar la represión ya estaba dada”, lo que resultó ser falso.

Importante fue que el Diálogo Nacional aprobara, por iniciativa de la Alianza, hacer suyas las 15 Recomendaciones del Informe Preliminar de la CIDH. Entre ellas cabe mencionar los números 1, 2, 3, 8 y 15. Esto dio lugar a que, posteriormente, se giraran invitaciones a la CIDH para crear y enviar a Nicaragua al Grupo de Expertos Interdisciplinarios Internacionales (GEII) y el Mecanismo de Seguimiento conocido como Meseni. Se incluyó también que se invitara al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Todos estos organismos llegaron al país, como consecuencia del Diálogo, y sus informes han sido de gran importancia en la defensa de los Derechos Humanos. El Meseni continúa presente en el país. El Informe del Alto Comisionado desmontó la leyenda, inventada por el gobierno, para justificar la represión, de la existencia de “una conspiración para un golpe de Estado”.

El Diálogo se tornó difícil cuando en la Comisión Electoral se planteó el tema del adelanto de las elecciones. Los delegados del gobierno se cerraron en no discutir estos temas mientras no se levantarán todos los tranques existentes. Los delegados de la Alianza alegamos que los tranques no habían sido promovidos por la Alianza.

El 28 de mayo se acordó hacer un llamado al cese inmediato de toda forma de violencia y el cumplimiento de las recomendaciones 1, 2 y 3 de la CIDH. La Alianza reafirmó su compromiso de aunar esfuerzos y enviar un mensaje para la flexibilización de los tranques. Posteriormente, se acordó que el levantamiento de los tranques sería hecho de manera pacífica y con la presencia de delegados de la Comisión de Seguimiento y Seguridad, del Meseni y del GEII.

Esto se cumplió en el levantamiento del tranque de Juigalpa. Se firmó un acta para garantizar la seguridad de las personas que participaron en el tranque, firmada también por las autoridades de la policía local. Pocos días después, la Policía capturó a varias personas que habían estado en el tranque. Luego, tuvo lugar la despiadada “Operación Limpieza”, que causó tantos muertos en Masaya, San Pedro de Lóvago y otros lugares del país. Como consecuencia, el Diálogo se suspendió hasta ahora.

El autor es educador, jurista y académico.