Grupos paramilitares del régimen Orteguista atacan con armas del Ejército

Las hordas Orteguistas agreden a la población civil con lanzacohetes RPG 7, ametralladoras PKM y AK-47, y granadas, entre otras armas de guerra

A medida que aumenta la violencia del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, crece la participación de los grupos paramilitares Orteguista, conocidos como turbas. Desde el domingo ha escalado la intervención de estas fuerzas de choque en tres municipios de Carazo, atacando incluso a las máximas autoridades de la Iglesia Catolica nicaragüense.

Imágenes compartidas en redes sociales por autoconvocados muestran cómo los paramilitares portan armas de guerra. Esto ya había sido denunciado desde que comenzó la represión el pasado 19 de abril.

En las imágenes divulgadas en las últimas horas también se vio a paramilitares utilizando ametralladoras PKM y granadas de fragmentación.

Semanas atrás, los manifestantes denunciaron el uso de fusiles AK-47, de origen ruso, y del Dragunov, de uso para francotiradores.

Este lunes, un grupo de seguidores de Ortega (mejor conocidos como sapos), con el apoyo de los paramilitares, agredieron a miembros de la Iglesia, entre ellos el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez, quien se habían dirigido a la basílica de San Sebastián, en Diriamba, para rescatar a los médicos y misioneros franciscanos que se encontraban asediados desde el domingo por las hordas sandinistas.

Desde el inicio de las protestas contra el régimen el 18 de abril, la represión ha dejado más de 300 muertos, según datos de organismos humanitarios locales.