Gritería de Masaya pide por presos políticos y exiliados

Ciudad de Masaya – Con el tradicional grito de ¡Quien causa tanta alegría!… ¡La Asunción de María!, así comenzó la tradicional Gritería Chiquita en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Masaya, donde llegaron los feligreses sonando con los tradicionales cantos a la Virgen María.

El padre Bismark Conde, Vicario Foráneo de Masaya, manifestó que la fe del pueblo de León solicita a la Virgen que intercediera ante su Hijo para que terminara la erupción del volcán Cerro Negro, que había provocado un desastre en la ciudad.

Tras la erupción, como promesa por el milagro, desde el año 1947 se celebra la tradicional Gritería, afirmó el sacerdote.

El padre Conde manifestó además que la Iglesia llamó a las familias a orar y confiar en Dios y por ello la llamó la Gritería de Penitencia.

El sacerdote dijo que si la naturaleza quisiera haber causado estragos en León y Chinandega “pensemos qué estragos puede hacer el mal uso de la libertad del hombre, en ese sentido pidamos en este día a la Virgen que nos libre del mal uso de la libertad del hombre que trae angustia, dolor, llanto, tristeza y luto a las familias, que la Virgen sea nuestro refugio, proteja a la ciudad y alcancemos la verdadera, auténtica y anhelada paz que tanto deseamos”, afirmó el párroco.