Dictadura sandinista hace quedar mal al Poder Judicial al liberar a asesino confeso de brasileña

Sin embargo apresa a tres mujeres por poner chimbombas azul y blanco en sus casas

Ayer martes fue amnistiado Pierson Gutiérrez, el paramilitar sandinista que habría asesinado a sangre fría a la joven brasileña Raynéia Gabrielle Lima, muerta hace un año en Lomas de Monserrat, Managua.

Gutiérrez es el único paramilitar que fue acusado y condenado por laa muerte en el contexto de la crisis de Nicaragua y ahora los magistrados orteguistas de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua le notifican su libertad bajo la Ley de Amnistía, que aplicó el dictador Daniel Ortega.

La notificación la firman los magistrados del régimen Ángela Dávila Navarrete, Rosa Argentina Solís y Octavio Rothschuh Andino, quienes además giran la orden de cancelación de antecedentes penales de Gutiérrez.

A pesar que el régimen señaló al hombre por delitos comunes, ahora afirma que el asesinato de Lima ocurre bajo la situación política del país, al amnistiar a Gutiérrez, que fue condenado a sólo 15 años de prisión en un juicio que se realizó a puertas cerradas y donde supuestamente él había aceptado haber cometido el crimen.

Pierson nunca fue presentado ante los medios de comunicación de la dictadura a como hace con los presos políticos opositores.

La madre de la brasileña, María José da Costa, dijo a principios del mes de mayo al periódico Hoy que le habían informado que Gutiérrez ni siquiera estaba encarcelado, pues lo habían visto paseándose por el parque japonés de la capital, lo que para ella significaba una burla, pues la Justicia orteguista decía que se encontraba preso.