Dictadura de Ortega secuestra 14 jóvenes en Managua, León, Masaya y Chontales

A pesar de llamar al diálogo y hacerse ver como “buenos” a nivel internacional, la realidad es que la dictadura sandinista sigue capturando gente inofensiva y desarmada

La dictadura de Daniel Ortega ha hecho más fuertes las detenciones de jóvenes en las últimas 72 horas, donde se confirman que 13 hombres y una mujer han sido apresados en Managua, León, Masaya y Chontales. Todos los nuevos presos políticos han sido trasladados a la cárcel del Chipote en la capital.

Con esto se confirma que el régimen sandinista no ha dejado de aplicar estas pésimas políticas represivas en el país, el recrudecimiento de los apresamientos fue apresurado la semana pasada, luego de que la Conferencia Episcopal de Nicaragua anunciara, el lunes 4 de marzo, que revisaría su participación dentro de la mesa de negociación.

El pasado jueves fue detenido en Masaya, Marlon Jerónimo Sánchez, de 50 años de edad, acusado de haber sido parte de las manifestaciones.

Después fue capturado en esta misma ciudad el artesano Rommel Enrique Ortiz López, denunciado por los miembros de los CPC y agentes infiltrados de la Policía sandinista, según denuncias hechas en las redes sociales.

El 7 de marzo, las 7:30 p.m. una patrulla de la Policía hizo la detención en Masaya a Marlon Powell, comunicador social y analista político. Fue detenido en el barrio El Pilar de esta ciudad por “agentes de Policía y parapolicías”.

Denunciantes informan en las redes sociales que Powell habría sido víctima de torturas incluyendo golpes.

A finales de la semana pasada fue apresado en Villa Sandino, departamento de Chontales, Orlin Guillén, un conocido monta toros, infaltable en las barreras de las fiestas patronales de la zona central del país. Alias “El Güerejo”, como se le llama en este ambiente, fue llevado sin rumbo, aunque se cree esta en las celdas del Chipote.

A Guillén lo señala la policía de haber participado en los tranques que levantó el Movimiento Campesino en la zona.