Cuba y Nicaragua aumentan colaboración económica para hacer frente a sanciones de EEUU

Con una broma de mal gusto fue recibida por los nicaragüenses la noticia que el dictador sandinista Daniel Ortega haya enviado al Ministerio Fomento, Industria y Comercio (Mific), Orlando Solórzano a Cuba para promover las relaciones comerciales entre estas dos naciones, que prácticamente están entre las más pobres de Latinoamérica y el Caribe.

En La Habana, Solórzano sostuvo una reunión con el viceprimer ministro cubano Ricardo Cabrisas, y de acuerdo a la emisora Radio Reloj, los dos funcionarios destacaron «las excelentes relaciones bilaterales y los avances en el intercambio comercial de bienes y servicios durante 2019”.

Por su parte el ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, redactó en su cuenta de Twitter que se labora “por desarrollar el intercambio comercial bilateral”.

En el último año se ha presentado el fenómeno de miles de cubanos que viajan a comprar ropa, electrodomésticos y comida a Nicaragua. El principal lugar de destino de estos viajeros es el mercado Oriental, que es el más grande de Centroamérica.

Tanto el régimen sandinista como el de los Castro se encuentran colapsando por la crisis económica y las sanciones de Estados Unidos.