Con amenazas e insultos dictadura Ortega Murillo intenta callar al obispo Rolando Álvarez

Monseñor Rolando Álvarez.

En las últimas horas de la tarde del miércoles, miembros de la policía sandinista junto a paramilitares del mismo partido, retuvieron por varios minutos al Monseñor Rolando Álvarez, según ellos, para llevar a cabo la revisión de documentos de su vehículo e imponer multar por “exceso de velocidad”.

Los agentes trataron de intimidar al Obispo, le procuraron insultos y lo acusaron de proteger a “delincuentes y a golpistas”.

Mientras estos hombres tenían retenido al líder Católico, los feligreses ayudaron al obispo Rolando Álvarez, a liberarse de insultos de policías y paramilitares.

El hecho ocurrió en la entrada a la comunidad La Joya, en Terrabona, departamento de Matagalpa en donde el Obispo llevó a cabo una Misa.

Los guardias orteguistas dejaron ir al religioso cuando fueron increpados por los feligreses que esperaban a Álvarez en esas comunidades. El obispo está bien y los policías y civiles armados se escondieron en los montes.