CENIDH y ANPDH hacen fuertes señalamientos al posible diálogo

La ANPDH dice que quizás el dictador sandinista Daniel Ortega realice esta convocatoria como forma de retórica

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, afirmó que la gran dificultad del diálogo nacional es que el dictador Daniel Ortega, llama a negociar “cuando se siente con el agua al cuello y está en un riesgo del que no puede salir”.

Mientras el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), que dirige el exiliado Álvaro Leiva afirmó a periodistas que antes de comenar a negociar con el Ejecutivo, el próximo miércoles, se tiene que cesar la represión, desarmar a los “paramilitares” y liberar a todos los “presos políticos” sin excepción.

“Si no miramos un esfuerzo de buena voluntad para encontrar soluciones reales en tiempos reales, de garantizarse la posibilidad del desarme de paramilitares, la libertad inmediata de todos los presos políticos, el cese de toda represión y la restitución plena de los derechos humanos de los nicaragüenses, definitivamente nos encontraríamos en una posibilidad de una retórica”, indicó Leiva a una agencia de noticias.

A su pensar, esos son pasos esenciales para llegar a una pronta instauración de la democracia, la institucionalidad y el respeto pleno de los derechos humanos.

Advirtió que “si no hay justicia, si no hay una investigación, un seguimiento y un castigo para los que hoy han cometido delitos en contra de los derechos humanos, definitivamente toda esta negociación sería una retórica más, sin posibilidad a lo que hoy demandan los nicaragüenses, que es justicia y respeto a los derechos humanos”.