Análisis: Los ORMU de ayer y hoy

Por Tino Pérez
La revolución cívica en proceso ha alterado el mundo ficticio de los OrMu. Un incendio provocado y un apresurado decreto fueron los catalizadores para que el mundo entero conociera a la pareja endiosada que atornillaba chatarra en las calles en vez de sembrar palmeras para embellecer las ciudades, cultivar la idiotez y soñar con la eternidad.

Apresuradamente sacaron las uñas… el pasado que se creía superado fue reactivado a base de potencia de fuego y humana estupidez. El rojinegro desprestigiado se convertía nuevamente en símbolo de sangre y luto para la población; los matones y los “cabezas calientes” del partido, rápidamente demostraron que “el hombre nuevo” sólo era como un caballo cochero con orejeras, haciendo el trabajo del cochero que cobra y se lleva la propina también.

Ahora se sienten victoriosos y aún no se han dado cuenta que ellos mismos se derrotaron… “Lo que siembras, cosechas”. Es la ley kármica que nadie puede evadir. Cada acción regresa a nosotros con la misma energía que la originamos. Cuando elegimos acciones que traen destrucción y muerte, eso es lo que recibiremos… no hay escapatoria alguna.

Qué opinas...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *