A Ortega no le importa burlarse de comunidad internacional: Manda fuerte asedio a católicos de Masaya

Fue una burla más las declaraciones del dictador Daniel Ortega a periodistas de izquierda de Estados Unidos, al decirles que en Nicaragua sí hay libertad religiosa.

Ayer miércoles durante misa por la libertad de los presos políticos, el padre Edwin Román, párroco de la Iglesia San Miguel en Masaya, al igual que los feligreses, fueron brutalmente asediados por fuerzas policiales, paramilitares y turbas sandinistas.

El asedio empezó desde la noche del pasado martes, donde se supo que se realizará una eucaristía en demanda de la libertad de las 126 personas que siguen encarceladas por solo exigir su derecho de protesta cívica.

Los manifestantes lanzaron chimbombas azul y blanco, después que fueron parte de una misa en demanda de la libertad de los presos políticos en Masaya.

El comisionado general y también subdirector de la Policía Orteguista (PO), Ramón Avellán, se encontraba entre los oficiales que vigilaba el templo católico mientras se llevaba a cabo la misa a la que asistieron a madres de víctimas de la violencia política, excarcelados y familiares de los actuales presos políticos.

Al asedio de la fuerza policial se juntaron las turbas afines al régimen orteguista, quienes gritaban, desde el parque ubicado enfrente de la iglesia, improperios contra los opositores al régimen.

Uno de los momentos más tensos ocurrió casi al terminar la eucaristía. Los policías se bajaron de las patrullas y con escudo en mano se formaron en bloque, cubriendo dos de las tres salidas que tiene el templo, en claro asedio a los feligreses y opositores. Una vez que la eucaristía terminó, los feligreses cantaron el Himno Nacional, salieron e hicieron un piquete enfrente de los uniformados, a quienes les gritaban “asesinos”, “el pueblo unido no será vencido”.